Início » Selecciones » Las mejores selecciones de todos los tiempos

Las mejores selecciones de todos los tiempos

Las mejores selecciones de todos los tiempos

La Copa del Mundo se juega desde 1930 y reúne en un solo evento a los mejores jugadores del planeta. En sus casi 90 años de historia, se han visto grandes selecciones en las canchas de este barrio que llamamos tierra. Y formaran las mejores selecciones de todos los tiempos. ¡Algunos de ellos fueron inolvidables!

Leitura de Jogo enumeró 8 equipos que no dejan la memoria de los amantes del fútbol. Algunos por la genialidad de sus jugadores, como el Brasil de 1970 y la Argentina de 1986. Otros por las victorias icónicas como la Italia de 1982 o la Inglaterra de 1966. Algunos quizás por el equipo tan bien armado y sincronizado como la Alemania de 1990 o la Francia de 1998. Otros, siquiera ganaron, pero encantaron al mundo, como el carrusel holandés de 1974 o el Brasil de 1982.

No importa el «por qué», estos equipos han marcado la historia del fútbol. Y aquí contamos sus historias.

Brasil 1970

El 17 de marzo de 1970, el entrenador Saldanha fue despedido del mando del equipo brasileño. A poco menos de 80 días para el debut en el Mundial, el seleccionado de Brasil queda sin comando. Aún con un 100% de éxito en las eliminatorias, el entrenador estaba agotado por declaraciones sobre algunos jugadores, como Gérson, Tostão e incluso Pelé.

Luego, el inexperto Zagallo, campeón como jugador en 1958 y 1962, se hace cargo de lo que sería para muchos, el equipo más grande de todos los tiempos.

El equipo tenía a Félix como portero, que no era unánime, ya que muchos preferían a Leão. En el lado derecho, el primer mito del equipo: Carlos Alberto Torres, considerado por muchos como el mejor lateral de todos los tiempos. El centro estaba compuesto por Brito y Piazza, este último ídolo de Cruzeiro en los años 60 y 70. En el lado izquierdo estaba Everaldo, quien fue reverenciado con una estrella en la camisa Grêmio: a diferencia de lo que mucha gente cree, la estrella dorada en la camisa del Grêmio no representa a ningún título y sí, es un homenaje a Everaldo, muerto de manera temprana en un accidente automovilístico en 1974.

Y del medio al frente, mucho talento, como nunca antes. Clodoaldo, ídolo de Santos, su punto alto en la carrera fue en el Mundial de 1970. Gerson, el zurdo dorado, consagrado por pases precisos y tiros perfectos. Rivelino, fue otro zurdo extraordinario y creador del drible «elástico», utilizado hasta hoy por las estrellas del planeta. Jairzinho, llamado «huracán de la copa», marcó goles en todos los partidos y fue decisivo para ganar el título. El medio delantero era Tostão, el cerebro del equipo, un juego impecable y una técnica entusiasta. Y para cerrar, el rey del fútbol, ​​que no necesita presentación: Pelé, simplemente el mejor jugador de fútbol de todos los tiempos.

Pelé sendo levantado por Jairzinho na Copa de 1970

Fue una copa impecable. Comenzó con una victoria por 4-0 sobre el seleccionado checo (subcampeón mundial en 1962), con goles de Rivelino, Pelé y Jairzinho, este último anotó dos veces en ese partido y también marco en todos los partidos de esta copa del mundo. El siguiente partido fue una victoria justa contra el actual campeón mundial, el selecionado de Inglaterra. Brasil ganó por el marcador 1-0, con gol de Jairzinho. Brasil luego cierra la fase de grupos con otra victoria contra Rumania, por el marcador de 3 x 2, con 2 goles de Pelé y 1 de Jairzinho.

En la siguiente fase, los cuartos de final, Brasil se enfrentó al seleccionado peruano, quien hizo en ese entonces la mejor campaña hasta la fecha en una copa del mundo (quedó en el puesto 7). Brasil ganó 4-2 con goles de Rivelino, Jairzinho y Tostão, quienes anotaron dos veces. En la semifinal, Brasil se enfrentó a Uruguay, dos veces campeón del mundo, y ganó 3-1, con goles de Clodoaldo, Jairzinho y Rivelino.

Llegamos a la gran final. La paliza de 4-1 sobre Italia fue una de las mejores actuaciones jamás vistas por un equipo de fútbol. Especialmente por la etapa complementar.

Brasil abriría el marcador con Pelé, a los 18 minutos de la primera mitad y vio a Italia empatar a los 37, también de la primera etapa. Pero en la segunda mitad, solo dio Brasil. Con goles de Gérson a los 21 años, Jairzinho a los 26 y Carlos Alberto a los 41 en la segunda mitad, Brasil ganó el título y el mundo, con 6 victorias en 6 juegos.

Este seleccionado brasileño de 1970, fue elegido por la revista World Soccer como el mejor equipo de fútbol de todos los tiempos.

Equipo base: Felix, Carlos Alberto Torres, Brito, Piazza e Everaldo; Clodoaldo, Gérson y Rivelino; Jairzinho, Tostão y Pelé.
Entrenador: Mário Zagallo

Argentina 1986

Seleção Argentina Copa do Mundo 1986

Aunque es imposible pensar en Argentina en 1986 sin recordar a Maradona, hay que reconocer que estuvo muy bien acompañado. El equipo de Argentina de 1986 fue un equipo sólido, consistente y efectivo. Y Maradona, el toque genio de un equipo que sabía cómo enfrentar sus desafíos.

El equipo argentino tuvo un gran arquero, Pumpido, ídolo de River Plate y consagrado como uno de los más grandes en la historia del país. Jugaba con 3 defensores, Cuciuffo, Brown y Ruggeri, este último uno de los defensores más famosos de la historia argentina. Las alas, Olarticoechea y Giusti fueron precisos en la marcación y el ataque, dando consistencia al equipo en ambos lados. Héctor Enrique y Sérgio Batista fueron el centrocampista, a cargo de la recuperación y sirviendo a la genialidad de Maradona y sus compañeros, Burruchaga y Valdano, quienes fueron responsables de los goles de la conquista.

Argentina en la Copa del Mundo de 1986 ganó 5 de sus 6 juegos. Hizo su debut contra Corea del Sur con una victoria por 3-1 con 2 goles de Valdano y 1 del defensa Ruggeri. En el siguiente partido, el único empate en la competencia, 1 x 1 contra Italia, quien era el actual campeón mundial. El gol argentino fue marcado por Maradona, su primer gol en ese mundial. En el último partido de la fase de grupos, la victoria por 2-0, con goles de Valdano y Burruchaga, le daría al equipo argentino el primer lugar en el grupo.

En los octavos de final, los oponentes fueron los uruguayos, y Argentina luchó mucho para vencer por 1-0, gol del delantero Pasculli, quien actuó en ese partido, debido a un cambio del modelo táctico para un 4-3-3.

En los cuartos de final, quizás el juego más emblemático de ese mundial: Argentina e Inglaterra. A los 6 minutos de la segunda mitad, «la mano de Dios» surgió para bendecir a los argentinos con la apertura del marcador.

Y tan solo 4 minutos después, Maradona marcaría uno de los goles más hermosos de la historia de la copa del mundo, avanzando desde su campo con el balón, superando a todos los oponentes y llegando a las redes, ya están dentro del área pequeña. Inglaterra todavía anotaría un gol cerca del final del partido, pero la victoria por 2-1 puso a Argentina en los semifinales con el sello favorito.

En la semifinal, el enfrentamiento fue con el equipo belga, que buscaba la consolidación de una generación formada en el país desde 1980. Y Bélgica trató de enfrentar de igual a igual al equipo argentino, pero Maradona, nuevamente terminó con el juego y anotó dos veces, a los 6 y 18 de la segunda mitad para deleitar a 110,000 fanáticos presentes en el estadio Azteca en la Ciudad de México. Argentina estaba en la final.

En la gran final, casi 115,000 personas presentes en el estadio Azteca. Ya a los 23 minutos del primer tiempo, Maradona es tumbado con una falta (única forma de detener el argentino). Burruchaga cruza al área y el defensor Brown cabecea para sacar un cero del marcador. Ya en la etapa complementaria, en el minuto 10, el contragolpe mortal argentino, el balón de pie en pie y Valdano termina de frente con el portero para anotar 2 x 0. Título en el bolsillo. O así parecía. Alemania se viene para todo o nada y alcanza un empate, anotando 2 goles a los 29 y a los 40 de la segunda mitad. La alegría alemana, sin embargo, es de corta duración. Apenas 3 minutos después, Burruchaga parte a toda velocidad con el balón dominado y la cancha abierta para con un toque sutil a la salida desesperada del portero Schumacher, marcar el tercer gol de los argentinos. Argentina, campeón mundial de 1986.

Maradona levantando taça da Copa do Mundo de 1986

Equipo base: Pumpido, Cuciuffo, Brown y Ruggeri; Giusti, Burruchaga, Batista, Héctor Enrique, Olarticoechea; Maradona y Valdano.
Entrenador: Carlos Bilardo

Francia 1998

Seleção Francesa de futebol na copa do mundo de 1998

La selección de Francia de 1998 fue una selección construida, paso a paso, para salir victoriosa. Con la confirmación de Francia como país anfitrión de la Copa del Mundo de 1998, la Confederación Francesa de Fútbol comenzó a trabajar en el proyecto para ganar el título mundial. Y el trabajo sería difícil ya que Francia siquiera se clasificó para la Copa Mundial anterior, en 1994, donde perdieron ante Suecia y Bulgaria en el Grupo 6 de las eliminatorias europeas.

El nombre elegido, aún en 1994 para liderar el proyecto, fue el entrenador Aimé Jacquet, quien partió de un modelo ya consolidado. Utilizó la base del equipo de Olympique de Marsella, campeones europeos en 1993 para comenzar a formar un equipo. Desde el Olympique trajo el portero Barthez, el defensor Desaill, el experimentado Laurent Blanc y lo más importante, el liderazgo del medio-campista capitán Deschamps. Completó el centro del campo con el mediocampista del Arsenal Petit, el medio-campista del Inter de Milán Djorkaeff, el Karembeu del Real Madrid y, por supuesto, Zinedine Zidane, que ya brillaba en la Juventus y era la estrella del seleccionado nacional francés. En las alas, trajo a Bixente Lizarazu de Bayern Munich y Lilian Thuram, del Parma. Sin mencionar la juventud de dos jóvenes promesas del fútbol francés: Trezeguet y Thierry Henry.

La gran prueba para la selección de Francia sería la Eurocopa de 1996 y el seleccionado no confirmó las expectativas, perdiendo en fase de semifinales ante la República Checa por penales, y dejando muchas dudas sobre el real potencial del equipo.

Sin embargo, llegó la Copa del Mundo y el equipo no decepcionó. Hizo su debut contra Sudáfrica y ganó 3-0 con goles de Dugarry, Issa y Henry. En el siguiente partido, nueva victoria tranquila, ahora 4-0 contra Arabia Saudita, con dos goles de Henry, uno de Trezeguet y otro de Lizarazu. Cerró el grupo y aseguró el primer lugar con una victoria por 2-1 contra Dinamarca con goles de Djorkaeff y Petit.

En los octavos de final, un juego dramático frente al Paraguay de Chilavert, Arce, Gamarra y del entrenador Carpeggiani. Francia tuvo dificultades para romper el bloqueo paraguayo y el gol solo llegó en tiempo extra, en el llamado Gol de Oro (o muerte súbita) , marcado por Laurent Blanc, quien aseguró a Francia en los cuartos de final para enfrentar al poderoso equipo italiano. Contra Italia, el drama llegó a las penalidades máximas en un gran juego, con oportunidades en ambos lados, pero que terminó 0-0 en tiempo normal y tiempo extra. A cargo de los penales, el mediocampista italiano Luigi Di Biagio golpeó el travesaño y Francia avanzó a semifinales, donde se enfrentaron a Croacia. Y los croatas marcaran primero, con el delantero Suker, el máximo goleador de la Copa del Mundo de 1998. Pero el lateral Thuram tuvo su gran juego de la vida, anotó dos veces y convirtió el marcador a 2-1, poniendo a Francia en la final contra Brasil, quien era el actual campeón mundial en ese momento.

La historia de la final es uno de los misterios hasta hoy no totalmente explicados. Ronaldo Nazário, el fenómeno brasileño, tiene convulsiones en la víspera del juego y su presencia en el partido llega a ser descartada. Sin embargo, en el último minuto, Ronaldo está escalado, pero Francia es implacable en el campo de juego, golea a Brasil, por el marcador de 3-0 con dos goles de Zidane y uno de Petit, casi al final del partido. Francia campeona del mundo. La historia está escrita.

Equipo base: Barthez; Thuram, Desailly, Blanc (Leboeuf) e Lizarazu; Deschamps, Petit, Karembeu e Zidane; Djorkaeff (Trezeguet) e Guivarc’h (Henry).
Entrenador: Aimé Jacquet

Alemania 1990

En 1989, Alemania experimentó uno de los momentos más importantes de su historia: la caída del Muro de Berlín, que durante tres décadas separó a Alemania entre el régimen socialista (Alemania Oriental) y el régimen capitalista (Alemania Occidental). Y para confirmar el gran momento vivido por el país, el año 1990 llegó con otra conquista alemana: el tercer campeonato mundial.

El siempre disciplinado y victorioso equipo alemán, después de haber ganado la Copa del Mundo de 1974, ya había alcanzado dos finales consecutivas de la Copa del Mundo y en ambas quedaba derrotado. En 1982, perdieron ante Italia por un marcador de 3-1 y en 1986 perdieron ára la Argentina de Maradona por 3-2, cuando, después de perder 2-0, llegaron al empate con 10 minutos para el final, pero vieron a Burruchaga anotar el tercer gol argentino, que dio el título a la celeste y blanca. Ambas derrotas impidieron que una generación de estrellas como Karl-Heinze Rummenigge, Ditmar Jakobs, Harald Magath y el portero Harald Schumacher ganaran un título de la copa del mundo.

A pesar de la derrota en la final para Argentina en 1986, Alemania mantuvo al entrenador Franz Beckenbauer a cargo y la continuidad del trabajo ya dio sus primeros resultados en las eliminatorias, donde Alemania salió ilesa sin una sola derrota en un grupo difícil con la Holanda de Van Basten, Rijkaard y Gullit, campeón europeo en aquel entonces y sensación global.

Calificados para la Copa del Mundo, el equipo alemán sabía que no encontraría un camino fácil. Se enfrentaría a oponentes duros como los actuales campeones mundiales Argentina, los campeones europeos Holanda, los anfitriones italianos y el siempre peligroso equipo brasileño. Encabezando el grupo D, Alemania estaba con Yugoslavia, Colombia y los Emirados Árabes Unidos. Y el comienzo fue devastador, con una victoria por 4-1 sobre Yugoslavia, con 2 goles de Lothar Mathaus, 1 gol de Klinsmann y 1 de Voller. En el segundo juego, nueva victoria, ahora contra los Emiratos Árabes Unidos, por el puntaje de 5 x 1, con goles de Voller (2), Klinsmann, Mathaus y Bein. En el tercer y último juego de la fase de grupos, el empate con Colombia aseguró el liderazgo del grupo. El juego terminó 1 x 1 y Littbarski anotó para los alemanes.

En los octavos de final, Alemania encontró su piedra en el zapato: Holanda. La naranja mecánica ya había eliminado a los alemanes en la Copa del Mundo de 1978. Además, el carrusel holandés llegó a Italia como favorito para conquistar la Copa del Mundo después de ganar la Copa de Europa, eliminando a los propios alemanes en 1988. Y no lo suficiente, ambos equipos habían estado en el mismo grupo de clasificatorios y los Países Bajos ocuparon el primer lugar en el grupo. Pero esta vez dio Alemania. Klinsmann y Brehme anotaron para los alemanes y Koeman hizo el gol holandés cerca del final del partido. Una victoria por 2-1 y un lugar en cuartos de final donde Alemania se enfrentó a Checoslovaquia y ganó por 1-0 con gol de penal de Lothar Mathaus en la primera mitad.

En los semifinales, Alemania se enfrenta a Inglaterra con las estrellas Gascoigne y Lineker. ¡Y fue un gran juego! Frente a un equipo inglés muy peligroso en sus contra golpes pero sin encontrar el gol, Alemania anotó primero en el minuto 15 con un tiro libre de Brehme. Pero con solo 10 minutos para terminar el juego, Lineker empató el partido y lo llevo al tiempo extra. Después del 0 x 0 en el tiempo extra, la decisión fue a los penales donde Pearce y Wadle perdieron sus cobranzas para Inglaterra y los alemanes ganaron por 4 x 3. Alemania, finalista de la Copa Mundial por tercera vez consecutiva, hecho hasta ahora sin precedentes.

Maradona marcado por Matthaus e Voller na final da copa de 1990

En la final, el oponente fue nada más y nada menos que el entonces campeón mundial, la Argentina de Maradona. Alemania fue superior durante la mayor parte del partido y fue recompensada con un penal (dudoso, es cierto) a los 39 minutos de la segunda mitad. Brehme, siempre él, golpea y convierte. ¡Victoria por 1-0 y Alemania es tres veces campeona del mundo!

Equipo base: Illgner; Buchwald, Aughentaler y Kohler; Berthold (Reuter), Hassler (Moller), Lothar Mathaus, Bein (Littbarski) y Brehme; Voller (Riedle) y Klinsmann.
Entrenador: Franz Beckenbauer

Italia 1982

Seleção italiana de futebol na copa do mundo de 1982

La «Azurra» de 1982 ganó una de las copas más duras de la historia. Un mundial que contó con la Francia de Michel Platini, la Alemania de Rummenigge, la Argentina de Maradona y Mario Kempes y, por supuesto, el Brasil de Zico, Sócrates y cia. Pero Italia tenía a Paolo Rossi. Y no solo Rossi. Tenia a Zoff, Cabrini, Gentille, Colovatti, Scirea, Tardelli. Y tenía el mando de Enzo Bearzot, quien no le caía bien a los italianos porque mantenía un estilo de juego demasiado ofensivo.

Italia llegó a la copa poco después del escándalo de manipulación de resultados, cuando Milán y Lazio fueron relegados a la Serie B y varios jugadores fueron arrestados o interrogados. Incluso Paolo Rossi, quien fue suspendido por 3 años y su pena se redujo a 2, para poder jugar en la Copa del Mundo de 1982.

Y el comienzo fue muy difícil. En la primera ronda, Italia no ganó ninguno de sus 3 juegos. Empate en el primer partido con Polonia 0-0, seguido por otro empate 1-1 con Perú, con un gol de Conti para los italianos, y en el último partido un nuevo empate 1-1 con el equipo de Camerún. Graziani anotó para Italia 15 minutos en la segunda mitad, pero 1 minuto después Camerún igualó y ambos equipos obtuvieron el mismo puntaje de 3 puntos. Italia solo clasificó por el criterio de más goles marcados. Luego despues de este partido, el entrenador Enzo Bearzot anunció que mantendría silencio con la prensa, quien criticó al modelo de juego, no cauteloso en su defensa.

En la siguiente fase, los equipos se dividieron en grupos de 3 equipos, donde solo el primer lugar pasaría los semifinales. La «Azurra» estaba en el grupo con Brasil y Argentina. Y jugando un fútbol hermoso por primera vez, Italia venció a Argentina por 2-1 con goles de Tardelli y Cabrini. Brasil, sin embargo, también vencería a Argentina, pero por el marcador de 3-1, lo que le daría a Brasil la ventaja de jugar por un empate con Italia para tomar el lugar en la semifinal.

Luego vino la Batalla de Sarriá. Paolo Rossi aún no había marcado en la Copa del Mundo y el oponente era el temido Brasil, quien había ganado y dado espectáculo en todos los partidos. Y Paolo Rossi brilló. Hizo el juego más grande de su carrera (el juego se convirtió en libro), anotó 3 veces y le dio la victoria al equipo italiano. Italia estaba en los semifinales.

El choque de semifinales fue contra Polonia, con quien Italia había empatado en la primer fase del torneo. Y de nuevo, Paolo Rossi brilló. Anotó dos veces y le dio a los italianos una victoria de 2-0. Italia en la final.

En el partido final, dos equipos en busca del tercer campeonato. Italia y Alemania habían sido dos veces campeones del mundo y uno de ellos alcanzaría a Brasil, el único tres veces campeón del mundo. Italia tuvo una gran oportunidad para tomar la delantera en la primera mitad con un penal a su favor, pero Cabrini lo perdió. En la segunda mitad, espectáculo italiano. Paolo Rossi, Tardelli y Altobelli abrieron 3-0 y siquiera el gol alemán al final del partido hizo alguna diferencia en el partido. Italia era por tercera vez la dueña del planeta.

Italia levanta taça na copa do mundo de 1982

Equipo base: Dino Zoff; Oriali (Antognoni), Bergomi, Scirea, Collovati y Cabrini; Bruno Conti, Gentile y Tardelli; Paolo Rossi y Graziani (Altobelli).
Entrenador: Enzo Bearzot.

Inglaterra 1966

Seleção Inglesa de futebol copa de 1966

Cuando Alf Ramsey tomó el mando del equipo de fútbol británico en 1963, fue enfático: «¡Seremos campeones!» Hasta este entonces, el país que creó el fútbol solo había acumulado fracasos en los 36 años de historia del torneo, aunque el equipo inglés solo empezó a disputarlo en la década de 1950. Alf Ramsey asumió el equipo luego después de la eliminación de Inglaterra ante Brasil en la Copa Mundial de 1962. Ramsey tenía el desafío de comandar a los ingleses en su misma casa, ya que el país fue sede de la Copa del Mundo de 1966.

El entrenador Alf Ramsey fue audaz e instituyó un sistema de juego extremadamente ofensivo, en el modelo 4-2-4 donde Ball, Hurst, Hunt y Peters se hicieron cargo de las jugadas ofensivas. En defensa, una línea de 4 jugadores con técnica y vigor físico con Cohen, Jack Charlton, Bobby Moore y Wilson. Pelé consideró a Bobby Moore como uno de sus marcadores más despiadados. En el medio, dos ídolos del Manchester United, el medio-campista Stiles, quien tuvo como compañero a uno de los mejores futbolistas ingleses de todos los tiempos, el medio-campista Bobby Charlton (hermano del defensor Jack Charlton). Y en el arco, nada menos que Gordon Banks, quien en 1970 haría lo que se consideraba la defensa más dura de todos los tiempos en un cabezazo de Pelé.

Con solo 16 selecciones disputando el Mundial, los equipos se dividieron en 4 grupos. El grupo de Inglaterra tenía a Uruguay, México y Francia como oponentes. El seleccionado británico comenzó tímido y en el primer juego empató 0-0 con Uruguay. En el segundo partido, una victoria por 2-0 contra México, con goles de Charlton en la primera mitad y Hunt en la segunda etapa. Y cerrando la fase de grupos, una victoria por 2-0 sobre Francia con 2 goles de Hunt y la clasificación en el primer lugar del grupo.

En cuartos de final, Inglaterra se encontró con Argentina. Aquí comenzó una rivalidad histórica. La controvertida expulsión del argentino Rattin hizo que la FIFA creara las tarjetas amarillas y rojas. El equipo inglés eliminó a Argentina por el marcador de 1-0, gol de Hurst. En la semifinal, el oponente era Portugal de Eusébio que ya había eliminado a Brasil en la fase de grupos. Inglaterra ganó 2-1 con 2 goles de Charlton. Eusebio anotó por los portugueses. El equipo inglés estaba en la final.

La final fue un juego histórico. En el estadio de Wembley, 96,000 personas vieron a Alemania e Inglaterra decidir la Copa Mundial de 1966. Los alemanes pronto callaron a los miles de ingleses en Wembley y abrieron el marcador con Haller en 12 minutos. Sin embargo, Hurst, quien sería la estrella de ese juego, empató poco después de 18 minutos. En la segunda mitad, Peters anotó a 33 para los ingleses y este parecía ser el objetivo del título. Pero a falta de 1 minuto, Alemania igualó con el gol de Weber. El resultado 2 x 2 puso el juego en tiempo extra, donde la estrella de Hurst definitivamente brilló. Primero con una de las mayores controversias en la historia de la copa: Hurst pateó, la pelota golpeó el travesaño y rebotó en el suelo. El árbitro validó el gol. Años después, la tecnología confirmaría que la pelota no entró. Hurst volvería a marcar en este juego, el 4 gol inglés (su tercero en el partido) y le dio al inglés su primer título mundial. Inglaterra 4×2 Alemania, fiesta en el estadio de Wembley.

Jogadores ingleses com a taça de campeao da copa do mundo de 1966

Equipo base: Gordon Banks; Cohen, J. Charlton, Bobby Moore y Wilson; Stiles y Bobby Charlton; Ball, Hurst, Hunt y Peters.
Entrenador: Alf Ramsey

Holanda 1974

Naranja mecánica, carrusel holandés, fútbol total. No faltan nombres para el equipo que cautivó al mundo en la Copa Mundial de 1974. Una selección que no ganó el título pero revolucionó el fútbol. Equipo duro y competitivo con jugadores de calidad que podrían jugar en cualquier posición. Era un equipo refinado pero despiadado, donde todos se comprometían a robar la pelota del oponente o forzar su error.

Seleção Holandesa Copa do Mundo de 1974

Dirigido fuera del campo por Rinus Michels y dentro por la estrella Johan Cruyff, el equipo holandés trajo a esa copa algo totalmente innovador en el fútbol hasta el momento: posiciones de relevos, intensidad, velocidad, toque de la pelota, marcación alta. Todo al mismo tiempo. ¿Cómo era posible 2, 3 o incluso 4 jugadores marcando un único oponente? Los aturdidos rivales no encontraron salida de un esquema de juego nunca antes visto.

Es necesario recordar que cuando llegó a la Copa del Mundo de 1974, el seleccionado holandés era insignificante en la historia de la Copa del Mundo. Había jugado tan solo dos copas y sido eliminada en la primera ronda tanto en 1934 como en 1938. Por otro lado, Holanda llega con el equipo base del Ajax, tres veces campeón de la Liga de Campeones de 1971, 1972 y 1973.

En el debut de la Copa del Mundo de 1974, el seleccionado holandés se enfrentó al equipo uruguayo de Forlán, Espárrago y Pedro Rocha. La cadencia sudamericana fue golpeada por el sistema de marcación del carrusel holandés, que rápidamente robaba la pelota del oponente y bombardeaba la portería del arquero uruguayo. Holanda ganó 2-0 con dos goles del delantero Johnny Rep, pero podría haber goleado.

En el segundo juego, sin embargo, el empate 0-0 con Suecia les hizo pensar que el partido contra Uruguay fue una excepción.

Pero en el tercer partido, otro atropello. Los Países Bajos vencieron a Bulgaria por 4-1, los goles de Nesskens dos veces, Johnny Rep y De Jong. Con la victoria, los holandeses avanzan a la segunda fase.

La siguiente fase sería más difícil. A diferencia de la copa anterior y el modelo actual, la Copa Mundial de 1974 dividió a los 8 clasificados en 2 grupos de 4 equipos, donde solo el primer clasificado avanzaría a la decisión. Y el grupo de los Países Bajos no era para nada modesto, con Argentina, Brasil y Alemania Oriental.


En el primer juego de la fase decisiva, el carrusel holandés presentó todas sus armas: cadencia, ocupación espacial, movimiento, es decir, fútbol total. Aplastó al equipo argentino y aplicó implacablemente 4-0 con dos goles de Johann Cruyff, Krol y Johnny Rep. En el siguiente partido, una victoria por 2-0 contra Alemania Oriental, con goles de Neeskens y Resenbrink. Y en el último partido, la confrontación directa valió un lugar en la final contra Brasil, quien era el actual campeón mundial. El Brasil de Leão, Luis Pereira, Rivelino y Jairzinho (Pelé ya no jugaba más para la selección brasileña) no logro jugar y vió a Johann Cruyff y Neeskens anotar los 2 goles de la victoria holandesa. Holanda en la final.

En la final, contra el país anfitrión de la Copa del Mundo, Holanda llegó como favorito. El mundo ya estaba entregado al fútbol implacable e imparable. Y lo que sucedió al comienzo de esa final nunca se repitió en la historia de la Copa del Mundo: 15 pases, balón al área rival, penal y gol de Holanda. Es decir, cuando los alemanes tocaron la pelota por primera vez, ya perdieron 1-0.

Alemania de 1974, sin embargo, no era cualquier selección. Alemania era el actual campeón europeo, con estrellas como Sepp Maier, Vogts, Paul Breitner, Gerd Muller y Franz Beckenbauer. Y los alemanes lograron dar la vuelta, ganando 2-1, conquistando el título y frustrando no solo a los holandeses sino al mundo entero que había esperado la consagración de ese fútbol nunca antes visto.

Equipo base: Jan Jongbloed, Wim Suurbier, Arie Haan, Wim Rijsbergen e Ruud Krol; Van Hanegem, Johan Neeskens, Wim Jansen e Rob Rensenbrink; Johan Cruyff e Johnny Rep.
Entrenador: Rinus Michels

Brasil 1982

Seleção brasileira na copa de 1982

El Brasil de 1982 trae sentimientos contradictorios a los brasileños. Trae alegría por su fútbol, ​​uno de los más bellos jamás vistos con la «amarelinha» y trae la tristeza de la derrota. Y qué amarga derrota.

Todos sabemos que el fútbol permite esto: no siempre el mejor gana. Brasil fue eliminado en la segunda ronda, pero la prensa mundial lo consideró como el mejor equipo de la Copa Mundial de 1982. El entrenador italiano, campeón mundial en 1982, Enzo Bearzot afirmo que «Brasil no fue a la copa para ganar sino para exhibirse», y ese había sido el diferencial en comparación con el equipo italiano, que si fue pragmático y ganador.

El Brasil de 1982 tenía a Waldir Peres en el arco, quien no era unánime, pero hizo un buen mundial. Leandro era el hábil lateral derecho con una excelente visión del juego e incansable, ya que por la ausencia de un puntero derecho se vio obligado a apoyar en el ataque y regresar en velocidad en para marcar. Los dos defensores eran muy técnicos, con Oscar y Luizinho, pero sufrió mucho en un equipo extremadamente ofensivo que terminó expuesto en los contraataques de los rivales. En el lado izquierdo, quizás el mejor lateral de todos los tiempos: Junior. Llegando a la media cancha, dificil pensar que podría ser mejor: Toninho Cerezzo, Falcão, Sócrates y Zico. La precisión de Cerezzo, la elegancia de Falcão, el genio del doctor Sócrates y el dominio y la técnica de Zico construyeron un medio campo impecable. Infortunadamente, Toninho Cerezzo tuvo su prestigio afectado por el pase equivocado en el segundo gol de Paolo Rossi en el partido de eliminación, pero hasta entonces había logrado un mundial impecable. En el ataque, Éder Aleixo, rápido, hábil y si siempre peligroso iba acompañado de Serginho Chulapa, siempre letal dentro del área. De todos modos, una selección inolvidable.

En el partido de debut de la copa mundial, Brasil comenzó con un susto: en una falla individual de Waldir Peres, la URSS abrió el marcador. Pero Brasil dio la vuelta al partido con goles en Sócrates y Éder Aleixo, ambos en la etapa complementaria. En el segundo juego, Brasil vuelve a salir perdiendo con Escocia y otra vez más dá vuelta al marcador con goles de Zico, Oscar, Éder y Falcão. En el último partido de la primera fase, Brasil venció a Nueva Zelanda, con goles de Zico (2), Falcão y Serginho Chulapa.

En la segunda fase, Brasil está en un grupo con Argentina e Italia, donde solo el primer clasificado avanza a los semifinales. En el primer partido, victoria abrumadora contra Argentina, por el marcador de 3 x 1, goles de Zico, Serginho Chulapa y Junior. Un empate contra Italia sería suficiente para llegar a las semifinales.

Luego viene el juego que se conoció en Brasil como la Tragedia de Sarriá, por la decepción y tristeza que asolaron a los brasileños. Italia había empatado todos los juegos de la fase de grupos y venía de su primera victoria en la copa contra Argentina, mientras que Brasil había ganado y jugado bien todos los partidos. Brasil era el gran favorito. Pero Italia tuvo a Paolo Rossi, quien abrió el marcador después de tan solo 5 minutos. Para Brasil, el empate era suficiente para avanzar a los semifinales y lo alcanzó justo 12 minutos después con Sócrates. Sin embargo, a los 25 minutos del primer tiempo, Paolo Rossi marcaría de nuevo, dejando a Italia por delante. A partir de entonces, pasó mucho tiempo antes de que llegara el gol de salvación, el gol que clasificaría a Brasil para las semifinales, el gol de Falcão, a los 23 minutos de la etapa complementaria. Pero la alegría duró exactamente 6 minutos. Paolo Rossi (nuevamente él) marca el tercer gol decisivo a favor de Italia. Brasil eliminado.

Telê Santana, resumió esa selección con las siguientes palabras: “Vuelvan tranquilos a Brasil. Jugaron el mejor fútbol de la Copa del Mundo y todo el planeta aplaudió a nuestro equipo «.

Equipo base: Waldir Peres, Leandro, Oscar, Luisinho e Júnior; Toninho Cerezzo, Falcão, Sócrates e Zico; Éder Aleixo e Serginho Chulapa.
Entrenador: Telê Santana